Search here:

hola@teatreduca.com | 638 49 58 20

 

 

Contexto educativo actual en Cataluña

La educación innovadora no ha dejado de existir nunca. Resilientes y con discreción las diferentes escuelas innovadoras de Cataluña hace muchos años que trabajan en esta línea. (...) La ola de innovación es innegable, pero es necesario que las bases se establezcan correctamente si se quiere que el cambio de paradigma se consolide y se convierta en sistémico (...) para captar la importancia de un cambio imprescindible en la formación de los ciudadanos del futuro. (Ribot 2017)

Como afirma Núria Martínez Ribot en la introducción de su libro Revolució a les aules: Catalunya, pionera en la nova educació del segle XXI (2017), actualmente en Cataluña nos encontramos inmersos en un contexto social y educativo que, afín al contexto educativo internacional, intenta incorporar un proceso innovador en las escuelas del territorio con el objetivo de mejorar el sistema educativo catalán. Es en este contexto donde se enmarca este proyecto y el desarrollo de esta web.

Ribot, en su libro, explora qué se entiende por educación innovadora presentando 10 entrevistas con pedagogos y directores de centros a la cabeza de esta «revolución en las aulas».

Hay multitud de centros, iniciativas y nueva legislación que impulsan la innovación educativa. Algunos ejemplos son la creación en abril de 2016 del Programa Escola Nova 21, impulsado desde el Centro de la UNESCO de Cataluña y en línea con la Agenda 21 de la Cultura; la creación de la plataforma de trabajo Educació Demà (https://educaciodema.cat); o el lanzamiento en marzo de 2018 de Edubaròmetre (https://edubarometre.cat), ambas iniciativas impulsadas por la Fundación Bofill y donde profesionales docentes pueden compartir, inspirarse, debatir y acceder a recursos que fomentan la innovación educativa.

La utilización del teatro como herramienta educativa tampoco es un concepto nuevo en Cataluña. Ya en 2007, el Servicio Civil Internacional (SCI) de Cataluña organizó un ciclo formativo sobre teatro social y educación para la paz, a través del cual se quería «profundizar en el teatro social como motor de participación, empoderamiento y transmisión de los fundamentos de una educación para la paz» (https://www.sci-cat.org). Este año, del 9 de mayo al 22 de junio, el Teatre Lliure, dentro del marco de Apropa Cultura, una iniciativa con «un compromiso con la educación para favorecer la presencia de las artes en la vida cotidiana de las personas y de los colectivos» (http://www.teatrelliure.com/ca), presenta el proyecto NOSaltres. Mostra de Teatre Inclusiu, una iniciativa que nace «de la necesidad de aumentar la conciencia sobre la discriminación y la desigualdad social por causa de la raza, el origen, la discapacidad, el género, la orientación sexual, el envejecimiento, la pobreza y la indigencia», y que busca «poner el teatro al servicio de toda la realidad social [utilizando] el teatro como medio, no solo de expresión, sino de comunicación real, para dar voz a los que el resto han hecho volver invisibles» (http://www.teatrelliure.com/ca/general/nosaltres-mostra-de-teatre-inclusiu).

Podemos decir, pues, que el proyecto de TeatrEduCa, a través de esta página web, busca fusionar las aptitudes de las artes escénicas como reconocida herramienta pedagógica en el marco educativo y social, utilizando el «teatro como fin y como estrategia, en las experiencias locales e internacionales» (https://www.sci-cat.org), y utilizar estas aptitudes dentro del mismo sistema educativo público catalán, teniendo como modelo el sistema educativo del Reino Unido e implementando la filosofía del Arts Council England (https://www.artscouncil.org.uk) dentro del ámbito de la enseñanza del inglés como lengua extranjera en los IES públicos. Porque, como afirma Francina Martí, presidenta de la Associació de Mestres Rosa Sensat, la escuela innovadora es aquella «capaz de integrar a todos. […] No vale innovar con alumnos escogidos» (Ribot, 2017). Ciertamente, si bien es interesante poder hacerlos, no basta con realizar talleres de teatro fuera del horario escolar, en las bibliotecas o los centros comunitarios, a los que solo una minoría asistirá. Si queremos que las herramientas educativas del teatro en la enseñanza de la educación secundaria puedan llegar a todo el mundo y alcancen un efecto democratizador real, estas han de incorporarse en el currículum, ya que, como dice Gemma Carbó, la escuela es «la institución básica de socialización y la garantía de participación y acceso universal a la cultura» (Carbó). Solo así podremos empezar a resolver el gran problema de segregación en las escuelas catalanas que apunta el Informe Bofill-Anuario 2016.

El teatro y las artes escénicas son la herramienta ideal para facilitar esta equidad y fomentar la cohesión y la inclusión social, porque, tal como concluye George Laferrière en su ensayo La pedagogía teatral, una herramienta para educar:

El teatro, el arte dramático y la pedagogía de la expresión son herramientas educativas básicas para la intervención en el campo de la formación. Y para las personas en dificultad de inserción social suponen el encontrar salidas para formar parte de la sociedad. (Laferrière 1999)

Así pues, TeatrEduCa promueve la utilización de las herramientas pedagógicas del teatro dentro del proyecto global de cada centro, donde todos los profesionales docentes comparten la misma visión y actúan en consecuencia, porque, tal y como afirma José Menéndez, de Jesuitas Educación, «la docencia compartida es uno de los elementos de cambio más importantes que hemos introducido» (Ribot 2017).